Ángelzarco

Saturday, November 04, 2006

Enrique Leff

Sustentabilidad-Sostenibilidad vs Status quo

La propuesta general de Enrique Leff es de de carácter académico, social, económico, pero también político. Es en realidad muchas propuestas engarzadas en una. Otros autores, junto con él, como David Barkin (1), han conformado una corriente de pensamiento alternativa, que propone al desarrollo sustentable no sólo como un movimiento social más, sino como una corriente de pensamiento que abarca diferentes niveles de la vida social y que está construyendo su cuerpo teórico y de acción.
Creo que lo que Leff propone es un nuevo paradigma social, cultural, económico, político e incluso filosófico. Este nuevo paradigma, horizontal, democrático, rescata las propuestas de otros movimientos sociales y las integra en una sola propuesta. Así, en el movimiento por el desarrollo sustentable, están incluidas cuestiones como el rescate de la biodiversidad, de los sistemas de producción tradicionales, la lucha por las autonomías, por el reconocimiento de las diferencias, por la diversidad cultural, por la equidad, movimientos políticos de orden reivindicativo, la acción de redes internacionales de organizaciones no gubernamentales.
En este sentido, el movimiento por la sustentabilidad se acerca mucho a una teoría del altermundismo. A la parte teórica que respalda un movimiento de acciones a nivel mundial. Algunos documentos publicados por redes mundiales de ONGs, como Oxfam Internacional, recogen muchas de las propuestas de este movimiento por la sustentabilidad, como el deterioro ambiental causado por las políticas económicas imperantes, la seguridad alimentaria, la idea de liberar energías creativas, de la sustentabilidad misma de las economías nacionales; esto como parte de planteamientos y propuestas alternativas de desarrollo a los modelos de desarrollo hegemónicos (2). Y aunque en el plano político internacional otras preocupaciones o reivindicaciones de estas redes no se pueden plantear tan abiertamente, como la cuestión de las autonomías, sus planteamientos incluyen una adherencia a tales preocupaciones.
El problema no es únicamente el ambiente o la sustentabilidad de un ecosistema, sino que para que este sistema sea autosuficiente, se deben cumplir otras condiciones de diversos órdenes: social, cultural, económico, político. Se requiere un cambio de las estructuras actuales de pensamiento.
Es muy temprano para decir que este cambio se dará como se está proponiendo, o incluso para afirmar que se dará. No obstante, representa una especie de utopía que se está materializando de alguna forma en diversos lugares, no sin dificultades, pero sobre la cuál se puede construir un nuevo mundo, más justo e igualitario.
Por otra parte, la propuesta de Leff se puede confundir con un determinismo ambiental, pero creo que él mismo plantea que este movimiento no se queda allí, sino que va más allá, e incluye diversas perspectivas, saberes y disciplinas.



1. Barkin, David. 1998. Riqueza, pobreza y desarrollo sustentable. México: Editorial Jus y Centro de Ecología y Desarrollo.

2. Arias, Marta y José Maria Vera. Banco Mundial y Fondo Monetario Internacional. ¿Una ayuda para los países pobres? En: http://www.fespinal.com/espinal/castellano/visua/es112.htm

Monday, October 23, 2006

Sinergia

Si el todo es más que la suma de sus partes, entonces todo esfuerzo organizativo o de equipo, tiene sinergia. Es tal vez por eso que en un equipo de futbol y en algunas comunidades u organizaciones, se evita e incluso se castiga el individualismo. En este sentido, podemos preguntarnos si un pueblo desvinculado o una sociedad civil disgregada, como la mexicana, tienen sinergia.

Me parece que en tanto la unidad de análisis se torna más grande y heterogénea, entran en juego factores diversos, que determinan el cambio evolutivo o el cambio cultural. Pero aquí saltan otras interrogantes, por ejemplo, si las comunidades, los pueblos o las sociedades, evolucionan o no; o si la sinergia se puede medir o cómo se le puede identificar. El concepto tiene una raíz biológica que resulta difícil traslapar al ámbito social.

No obstante, podemos retomar la idea de que a mayor organización y participación, podemos decir que una comunidad u organización tienen sinergia o no. De esta manera, los movimientos de autonomía, basados en la ayuda mutua, en la cooperación y el esfuerzo conjunto, tendrían sinergia. Algo similar ocurriría con la identidad grupal, pues el Nosotros resultaría sin duda una categoría más amplia que el individuo.

Por otra parte, la sinergia no distinguiría de posiciones ideológicas o éticas. Así entonces, incluso los movimientos de extrema derecha tendrían también sinergia. Pero cómo crear o producir una sinergia constructiva, equitativa, igualitaria, si es que esto es posible.

Monday, October 16, 2006

Wallerstein

Desde hace más de una década, investigadores de diferentes disciplinas han puesto énfasis en la falta de capacidad de los estados-nacionales para dar satisfacción a las demandas de todos los sectores de la sociedad, para incluirlos a todos dentro de su lógica de desarrollo y dentro de las relaciones estructuradas asimétricamente que los caracterizan. Con los tratados de libre comercio, la formación de comunidades comerciales trasnacionales, los procesos de globalización de la economía, el estado-nación pierde también peso pues sus fronteras, que eran lo que homogeneizaba a la población dentro de ellas, que le daban un sentido de identidad y de pertenencia a sus habitantes, que garantizaban la “soberanía nacional”, se ven amenazadas y cuestionadas.
La población mundial se ve en la encrucijadas de definirse como miembro de conglomerados regionales más amplios., al mismo tiempo que se adscribe a identidades locales. En este sentido, me parece, el estado-nación como unidad de análisis en sí misma, pierde fuerza y empieza a formar parte de regiones del mundo, de unidades de análisis más amplias. Sin embargo, al tomar el sistema-mundo como unidad de análisis , se pueden perder de vista las especificidades locales, micro, las pequeñas comunidades.
Creo que las unidades de análisis que se proponen en esta tarea, pueden servir, dependiendo de los intereses del investigador, de dónde está parado y qué es lo que le está preguntando a la realidad.
No obstante, en el contexto de la dinámica mundial actual, se desarrollan fenómenos y procesos sociales que rebasan las fronteras nacionales y de los cuáles hay que dar cuenta a través de acercamientos y proyectos de investigación de índole regional, por ejemplo, los procesos migratorios.
Mi trabajo de tesis tendrá como unidad de análisis el fenómeno del trabajo sexual en San Cristóbal de las Casas y su relación con los contextos de vulnerabilidad al la ITS (Infecciones de Transmisión sexual) y el VIH/SIDA. En principio la ciudad de San Cristóbal es en sí misma una unidad de análisis. ¿Es una estación de tránsito en los procesos migratorios hacia los Estados Unidos de América? ¿De qué manera San Cristóbal puede ser un punto estratégico de diseminación de la epidemia? ¿Cómo se articulan las dinámicas económicas, políticas y socioculturales para determinar la vulnerabilidad de las trabajadoras sexuales a dichos padecimientos?
Por otra parte, identificar los flujos y lugares del comercio sexual en la ciudad se convierte en una unidad de análisis más pequeña y más específica, determinada por la presencia de mujeres insertas en el circuito del trabajo sexual. Esta unidad de análisis es pues un grupo tradicionalmente vulnerable a la infección por VIH/SIDA y otras ITS.

Saturday, September 30, 2006

Teoría social y cultural

La frase “la cultura como red”, me recordó la definición de Geertz, de la cultura entendida como una madeja de significados. Creo que las herramientas metodológicas de la antropología, al mismo tiempo que le han dado especificidad a la disciplina, han enfocado el trabajo del antropólogo a pequeños pueblos, comunidades u objetos de estudio “pequeños” en términos cuantitativos. Un ejemplo es que los títulos de las tesis antropológicas son del estilo de: El estudio de la unidad doméstica en la comunidad tal, de la familia tal, casi de la persona tal. Sin embargo, el camino que ha llevado el desarrollo mundial, el proceso de globalización y el achicamiento del mundo mismo, ha venido a plantear la necesidad de que la antropología ponga su mirada en procesos sociales que muchas veces rebasan las fronteras del pueblo o la comunidad. Es por esto que he puesto en mis opiniones énfasis en el desarrollo de estudios interdisciplinarios. Cada vez más la antropología tiene que tender puentes con otras disciplinas, incluso de las ciencias exactas, para dar cuenta de fenómenos sociales o para responderse preguntas sobre la realidad social.

Benkler

La posición de Benkler me parece abiertamente política. El planteamiento del potencial de la red como un nuevo espacio de producción e intercambio de la información, la cultura y el conocimiento, como una alternativa al viejo “modelo único”, vertical, hegemónico, es muy elocuente. Sin embargo, los ideales de colaboración, libertad y justicia, conviven en ese nuevo espacio con nuevas formas de comercialización, de negocios, tal vez de una nueva forma en la que se reproduce ese viejo modelo. Además como el mismo autor lo sugiere, quién dice que Internet no terminará siendo el nuevo modelo único, hegemónico, vertical. Puede ser también que la novedad de Internet como ese nuevo ámbito de colaboración y justicia, resida en que nos tiene asombrados con la rapidez con que ha crecido, las dimensiones que ha tomado y las maravillas que puede ofrecer. Lo que quiero decir es que incluso en la época de esplendor de ese viejo modelo, había espacios de colaboración, se buscaba la libertad y la justicia, sólo que eran de otra naturaleza.

Friday, September 15, 2006

El crepúsculo de los ídolos en la antropología social

Creo que Jacorzynski pasa por alto, que este proceso de desarrollo de comunidades y personalidades “múltiples”, ha traído consigo precisamente la otra cara de la moneda. Desde fines del siglo pasado se hablaba ya de la globalización de la cultura, del mercado mundial, de la formación de regiones comerciales que traspasaban las fronteras y ponían en tela de juicio la idea de estado nacional, se hablaba de la aldea global. Pero al mismo tiempo, empezaron a reivindicarse identidades locales, movimientos identitarios que reclamaban su derecho a ser diferentes y que ya planteaban incluso luchas por la autonomía. Emergía la identidad local como una categoría capaz de dar cohesión a grupos que ponían en la mesa el derecho a la diferencia en la era de la homogeneización.El auto se pregunta qué hacer con lo que hará homogéneos a los hombres, como “la participación en el mercado libre internacional”. Creo que habría que preguntarnos qué hacer con estas identidades culturales que resurgen como respuesta al proceso de globalización. En este sentido, me parece que la etnografía ha tenido y tiene mucho por hacer. Si bien no habría que restar importancia a los procesos de conformación de comunidades y personalidades “múltiples”, tampoco habría que dejar de lado, y más aún la etnografía actual tendría que dar cuenta de cómo se articulan en este proceso las identidades culturales locales y su reclamo por el derecho a la diferencia. Las culturas locales se reconfiguran, cambian, se adaptan. Todavía ahora algunos de nosotros vamos a hacer trabajo de campo en comunidades donde la mitad de sus hombres van y vienen de los Estado Unidos de América, pero llegan y hablan su lengua, y “se cambian” y visten su ropa tradicional. Creo que el trabajo del etnógrafo es describir estas comunidades complejas, no cerradas pero tampoco borradas.

�ngelzarco

�ngelzarco

Thursday, September 07, 2006

El antropólogo social

Un antropólogo social se hace peguntas sobre fenómenos sociales y las problematiza, busca darles respuesta para contribuir al conocimento del hombre y en última instancia para incidir en la toma de desiciones y la formulación de políticas públicas.

La antropología social

La antropología social es una disciplina de las ciencias sociales cuyo objetivo es estudiar al hombre en sociedad. La antropología social se hace preguntas sobre la realidad o los fenómenos sociales y trata de darles respuesta con sus propias herramientas metodológicas, y con cada ves más frecuencia, a través de la ayuda de otras disciplinas, en una epoca en que el estudio interdosciplinario de los problemas sociales es cada ves más frecuente y necesario.